La comunicación asertiva permite conseguir los objetivos comunes, como dar a conocer sus principios e ideas y finalmente lograr acuerdos sinceros.

Porque ya no basta con decir algo y esperar que se haya entendido exactamente como se pretendía. Hace falta más, mucho más.

Una lista de siete atributos que todo mensaje (verbal o escrito) debe tener para ser valioso son:

1. COMUNICACIÓN CLARA

La claridad requiere utilizar las palabras exactas. Palabras con las que el/los receptor(es) estén familiarizados, en un lenguaje sencillo y con las ideas o frases bien ordenadas.

2.COMUNICACIÓN CONCISA

Ve al grano, sintetiza. Decide qué es relevante comunicar para después presentarlo de manera reducida. Y no te repitas, si ya lo has dicho no vuelvas a mencionarlo dos párrafos más abajo sólo por rellenar.

3.COMUNICACIÓN CONCRETA

Cuando alguien solicita más explicaciones es que el mensaje inicial no estaba bien definido.

En lugar de exponer el tema de manera genérica, presenta cifras o hechos concretos. Los detalles ayudan a despejar dudas y a “visualizar” lo que se está diciendo.

4.CORRECTA

Que sea correcta implica dos cosas. Una, un mensaje libre de erratas (buena ortografía, gramática y puntuación). Y dos, que lo que escribes sea cierto. Mucho mejor cuando la argumentación la acompañas de datos para demostrar la veracidad de lo que dices.

5.COHERENTE

La coherencia implica que el texto fluya, que una idea lleve a la otra con un orden lógico, como una cadena que enlaza cada punto para que el mensaje tenga sentido.

6.COMPLETA

Cuando el mensaje es completo, quien lo recibe está en condiciones de tomar mejores decisiones. Dar detalles, hechos y cifras hace que tu interlocutor sepa exactamente cómo quieres que actúe, evita los errores de interpretación y se convence mejor.

No es lo mismo decir: «Recordar que mañana ocupare la información» que expresarse de esta otra manera: «Recordar que mañana ocupare los gastos acumulados de este mes antes de las 13hrs.»

En realidad sólo se han añadido dos datos más, pero quién sabe si gracias a ello algún colaborador se ha ahorrado la molestia de revisar correos anteriores porque no recordaba la hora en que expiraba el plazo para enviar las ventas. Cuantas menos preguntas queden en la mente del receptor, mejor.

7.CORTÉS

Tener tacto, mostrar respeto, ser sincero y agradecido es fundamental para iniciar y reforzar las relaciones. Incluso en momentos difíciles, la cortesía nunca se debe perder.

No traslades tu frustración y mal humor al papel, muchos conflictos se inician por la carga de negatividad de algunos correos electrónicos (por ejemplo) escritos en un momento de furia.