Colaborador de alto desempeño

Todas las organizaciones buscan que sus colaboradores mantengan un óptimo nivel de desempeño que les permita realizar sus tareas, cumplir sus funciones.

Lo que cualquier jefe quisiera es contar con colaboradores de alto rendimiento, personas que le permitan llevar a cabo planes estratégicos efectivos para lograr las metas globales de la compañía en el tiempo y la forma deseadas.

Existen formas de reconocer a colaboradores de alto potencial y desempeño, estas personas presentan unos hábitos fácilmente identificables que los diferencia del resto de colaboradores.

  1. Saber escuchar:

Los empleados de alto desempeño escuchan a sus colegas, jefes y colaboradores con atención y respeto, controvierten con argumentos y aceptan los comentarios y sugerencias que se les entregan en un proceso de retro-alimentación.

A partir de la información recibida construyen nuevas y mejores estrategias para aprovechar las oportunidades de mejora identificadas, lo que les permitan optimizar sus métodos de trabajo, todo en busca de mejorar su productividad y la de su equipo.

  1. Ser positivo:

Los mejores empleados se centran en lo positivo. Aunque no siempre sucedan cosas positivas en una empresa, estas personas buscan identificar el lado bueno de cada situación, aun cuando sea muy negativa, para convertirla en una oportunidad de mejora y no volver a cometer los errores que llevaron a que así fuera.

Esta visión de las cosas les ayuda a comprometerse con su trabajo y buscar soluciones en lugar de generar más problemas.

  1. Responsable:

Los empleados de alto desempeño tienen claras sus funciones y responsabilidades y se hacen cargo de los errores y los aciertos que se cometan durante la ejecución de las tareas que estén a su cargo.

Estas personas no buscan excusas, cumplen con los tiempos de entrega de sus proyectos, no se comprometen con fechas imposibles y si no pueden terminar a tiempo, lo comunican a su superior para explicar las razones y establecer una nueva fecha.

  1. Manejo del tiempo:

Los empleados de gran rendimiento son capaces de manejar el tiempo disponible y cumplir con sus reuniones, citas, entregas y tareas sin mayor inconveniente.

Todo depende de la cuidadosa planeación de las actividades y del manejo que le den a los recursos con los que cuentan para cumplir con su trabajo y obligaciones en un tiempo razonable.

Estas personas saben cuándo decir no y no defraudan a sus jefes cuando se comprometen con algo.

  1. Objetivos propios

Estos colaboradores establecen sus propias metas y no se quedan únicamente con las que les asigna la compañía. Buscan oportunidades para terminar proyectos antes del tiempo estipulado y formas para optimizar los recursos y el presupuesto de los mismos.

Los empleados de alto desempeño buscan identificar oportunidades para aprovecharlas y superar sus propias expectativas, las de su equipo y la empresa.

  1. Desafíos

Los empleados de gran rendimiento están siempre dispuestos a asumir nuevos desafíos, tareas difíciles de las que otras personas de la empresa huyen.

Están listos para resolver problemas, crear nuevas estrategias para cambiar la dirección equivocada, evitar repetir errores y enfocarse en lo verdaderamente importante y no únicamente en lo urgente.

  1. Compromiso con su desarrollo personal:

Los empleados de alto potencial no son complacientes con su trabajo, se exigen cada día más, aprenden de sus errores, reflexionan sobre las causas y los convierten en oportunidades.

Estos colaboradores aprenden a diario, no necesariamente siempre algo deslumbrante, pero saben que el aprendizaje está formado de pequeñas acciones.

Todos estos hábitos configuran un empleado de alto desempeño y proyección y reflejan que esa persona está feliz y comprometida con su trabajo y con el equipo que lo rodea.

Estos empleados construyen relaciones de confianza y respeto para alcanzar los objetivos propuestos y poder pasar al siguiente nivel de exigencia y desarrollo.

Comparte
  • 8
    Shares

Deja un comentario

  1. El líder también tiene la posibilidad de crear el entorno apropiado para propiciar y desarrollar estos hábitos en el equipo. Así estaríamos hablando de alto desempeño colectivo, no solo de desempeño individual.