Siempre había tenido la certeza de que la palabra “Jefe” se escribía con la letra “J”, y esto no es porque yo fuera un erudito para la ortografía, si no porque así me enseñaron que era lo correcto. Hace poco tiempo leyendo temas por aquí y por haya en Internet, me pareció interesante algo que encontré, y eso fue, que había una nueva manera de escribir “Jefe”, pero no con la letra “J” como yo sabia que se debe de escribir, sino con la letra “G”.

Antes de continuar aquí va una descripción de JEFE: Persona que tiene autoridad o poder sobre un grupo para dirigir su trabajo o sus actividades

Después del concepto anterior, repito me pareció interesante y comencé a leer y encontré que “GEFE” es la abreviación de Gestores de la Felicidad, y este concepto nace de la necesidad de dar mucho mayor valor a las personas y no a las cifras.

Una de las características principales del GEFE, es que este tiene claro que para ser productivos, se debe desempeñar una tarea o asignación que motive llevarla a cabo.

gefe 2El Gefe esta totalmente convencido de que el talento de las personas es el motor que hace que las empresas existan como tal. “¿O existirá en el mundo alguna empresa que funcione sin personas?”.

La labor de el “GEFE” debe consistir en detectar el potencial intangible de los empleados, al hacer esto, puede obtener resultados tangibles, en el ofrecimiento de mejores servicios, en mejorar el clima de trabajo, en tener una mejor relación con los clientes.

Las organizaciones están compuestas por personas, y de potenciar las habilidades de cada una de ellas provocará el éxito de estas a largo plazo.

“La felicidad laboral se ha convertido en un verdadero factor diferencial para aumentar la productividad de las empresas”.

Las empresas del futuro se están aproximando a generar equipos profesionales calificados y multidisciplinarios que puedan realizar su trabajo de forma feliz.

Las empresas deben de satisfacer a los empleados y no únicamente al cliente, ya que, al cuidar a tus trabajadores ellos mejoraran la atención a los clientes.

Los jefes a la antigua escuela están siendo sustituidos por verdaderos líderes de equipos a quienes todos quieren seguir. Tener un buen líder empieza a ser un verdadero lujo empresarial.

gefe 4Durante mi lectura encontré que un estudio reciente concluye que una persona motivada está un 80% de su tiempo enfocada en su rendimiento, mientras que una insatisfecha sólo llega a concentrarse a duras penas un 50%.

Cifras como éstas son clave para entender por qué la felicidad se ha convertido en un factor para aumentar la productividad.

Este lujo empresarial comienza por estar más pendiente del empleado que de los clientes y que ellos a su vez dediquen todo su talento a mejorar y transmitir los valores de marca a todos los clientes.

Omar Nieblas, Administrador de Proyectos en Novutek
Co-Fundador de Zoom Testing
Twitter: @Omar_Nie3las                  Facebook: omarnieblasblog                   Correo electrónico: omar.nieblas@gmail.com

 

Comparte