agil

Durante algunos años a la fecha se han vuelto muy populares las metodologías agiles, debido a esa popularidad y a los resultados que generan cada día es más común ver a las empresas apuesten por
utilizarlas.

La razón de las empresas por implementar o utilizar metodologías agiles es poder contar con procedimientos que les permitan entregar productos de calidad con los costes y tiempos pactados permitiendo el aumento de la productividad del equipo de trabajo.

Por definición, las metodologías ágiles son aquellas que permiten adaptar la forma de trabajo a las condiciones del proyecto, consiguiendo flexibilidad y una respuesta inmediata para acondicionar el proyecto y su desarrollo a las circunstancias específicas que se requieran.

A continuación se describen algunas particularidades que distinguen a las metodologías ágiles de las tradicionales:

  • Mejoran la satisfacción del cliente.

    Esto a que el cliente se  involucrará y comprometerá a lo largo del proyecto evitando infinidades de malentendidos, porque este, tendrá en todo momento un panorama claro del estado que guarda el proyecto

  • Mejora la motivación e implicación del equipo de desarrollo.

    Las metodologías ágiles permiten a los miembros del equipo conocer el estado del proyecto en cualquier momento. Los compromisos son negociados y aceptados por todos los miembros del equipo y las ideas de cualquiera de sus integrantes son tomadas en cuenta.

  • Ahorrar tanto tiempo como costes.

    El desarrollo ágil trabaja de un modo más eficaz y vertiginoso que otras metodologías. Además, de que las metodologías ágiles ponen la atención en cumplir estrictamente con el presupuesto y los plazos pactados a la hora de definir y planificar el proyecto.

  • Mayor velocidad y eficiencia.

    En las metodologías ágiles se trabaja realizando entregas parciales pero funcionales del producto.

  • Eliminar aquellas características innecesarias del producto. Gracias a las entregas parciales que se realizan, las cuales están centradas en entregar en primer lugar aquellas funcionalidades que en verdad aportan valor para el proyecto y a la valiosa participación del cliente en el proyecto, esto es posible.
  • Mejorar la calidad del producto. La continua interacción entre los  y los clientes tienen como objetivo asegurar que el producto final sea exactamente lo que el cliente quiere y necesita.
  • Alertar rápidamente tanto de errores como de problemas. En la etapa de planificación, el equipo ha presentado un análisis anticipando dando respuesta a los principales problemas técnicos que pudieran existir y se determina la velocidad con la que el equipo puede trabajar. Con otras metodologías, los errores no identificados en las primeras fases del proyecto suelen acarrear costos muy altos por el re trabajo generado.
  • Permiten la recuperación de las inversiones más rápidamente. Gracias a la realización de entregas tempranas el cliente tendrá rápido acceso a aquellas funcionalidades que en verdad aportan valor acelerando el retorno de la inversión y en algunos casos dará la razón del porqué del proyecto.

Con las características anteriores podemos determinar que las metodologías agiles se caracterizan por su sencillez, tanto en su aprendizaje y su ejecución, fomentando prácticas de fácil adopción, en un entorno ordenado que permite que los proyectos finalicen de manera exitosa, habiendo como todo sus excepciones.

Omar Nieblas, Project Manager en Novutek
Co-Fundador de Zoom Testing
omar.nieblas@gmail.com

Comparte